Hola les mando un articulo que escribi . Saludos

El árbol de la vida
Por Álvaro Sánchez

Estamos en un periodo de una gran oportunidad para impulsar un cambio profundo y permanente en la forma de entender la responsabilidad de las empresas y el impacto de ello en la sociedad y el medioambiente. Los dueños y los altos directivos de las empresas tenemos la posición y fuerza para ser los generadores del cambio en nuestras organizaciones. Las crisis actuales son el caldo de cultivo y detonadoras de esta oportunidad, porque se ha llegado a un punto en el cual un sistema se ha deteriorado, contaminado o caducado. Es la coyuntura ideal para aprovechar esta situación que nos permite caminar por un puente hacia la renovación y redefinición de filosofías para construir un nuevo mundo. El año pasado, reflexionaba sobre algunas de mis juntas, comidas y pláticas en general; y observaba cuántas veces se decía y usaba la palabra crisis; se mencionaba con enojo, con miedo, al grado de no querer oírla ni una sola vez más. Pero también, en muchos casos, para proponer ideas renovadoras y frescas, que son las semillas que tenemos que sembrar y cuidar para que crezcan sólidamente.

Yo propongo seguir sembrando semillas que nos lleven hacia una nueva conciencia social , ambiental y económica. La responsabilidad social, la conservación y restauración del medioambiente, así como la generación de riqueza, se deben de entender de forma integral. El concepto de la triple rentabilidad significa que tenemos que ser social, ecológica y financieramente rentables. Esta trilogía enmarca en un triangulo la sustentabilidad. Los objetivos y estrategias deben de ser fundamentados en este concepto. La interacción es el fundamento de cualquier proyecto sustentable. Así, el ejercicio de la sustentabilidad debe ser una inquietud para los líderes empresariales, sociales y gubernamentales. Debemos de traducir dicha inquietud en iniciativas de cuidado ambiental y la regeneración del ciclo de negocios; lo que procuraría una mejor calidad de vida para todos a través de la vitalidad económica, la equidad social y la integridad ecológica.

Ya no podemos pensar sólo en las utilidades y para ello despedir a gente y seguir destruyendo el medioambiente; por lo general esos son los dos primeros sacrificados por parte de las empresas. La película Avatar es un perfecto ejemplo de la avaricia desmedida, capaz de destruir el árbol de la vida.

¿Cómo lograr seguir generando utilidades sin perder de vista estos temas?, ¿cómo lograr mantener los empleos?, ¿cómo lograr ser mas sustentables en todos los sentidos?, ¿cómo lograr ser socialmente responsables?, ¿cómo lograr encontrar las fórmulas de éxito y ser motores del cambio? Estas son algunas de las preguntas que debemos hacernos. Tenemos que adaptarnos a la nueva realidad que estamos viviendo; en sólo 100 años hemos destruido un porcentaje enorme de los recursos naturales sin ninguna visión de sustentabilidad; le hemos sacado a la tierra y no se lo hemos sabido regresar; la pobreza ha crecido a nivel mundial y, por ende, la desigualdad social.

Por todo esto, yo creo que debemos fomentar la creatividad y la innovación, la autoestima y el carácter emprendedor, y el pensamiento estratégico global. Debemos entender el poder de las redes sociales, tenemos que ser lideres que influencien, que sepan comunicar y transmitir los mensajes que impulsen a desdoblarnos en el conocimiento de la sustentabilidad.

Debemos desarrollar el potencial intelectual, emocional y creativo de las personas; fortalecer y proteger sus valores y cultura; entender la espiral positiva en el enlace de estos factores; crear un círculo virtuoso que logre sacar todo el potencial de las personas y que la suma de estas habilidades se conviertan en el capital humano que contribuya positivamente en la sociedad.

Bolsas bursátiles del mundo comienzan a tomar muchos de estos indicadores, para medir el valor de las empresas. Algunos países como Francia son un ejemplo, ya que es de los primeros que ha llevado a cabo un importante esfuerzo para criticar y reemplazar el PIB como medida del valor creado por una nación. La Comisión para la Medición del Desempeño Económico y Progreso Social, conformado por 25 científicos sociales (entre ellos cinco premios Nobel en Economía), lleva dos años trabajando en tres objetivos: uno: analizar y criticar los métodos actuales de medición de riqueza; dos: enfocarse en medidas más reales de Calidad de vida (no de capacidad económica); y tres: examinar cómo la actual generación puede asegurar que el bienestar de generaciones futuras sea mejor que el suyo.

Es interesante observar cómo en los momentos más difíciles del año pasado, la gente decía cosas como “He vuelto a pensar en lo importante de la vida; en los valores humanos, en la familia”. Y ahora pareciera que todo eso se desvaneció y otra vez se ha olvidado, y lo que vuelve a importar es sólo el dinero. ¿Dónde quedaron esas reflexiones profundas, ese sentido de humildad, esos deseos de reconectarnos con lo esencial de la vida. No olvidemos que nosotros somos los responsables de TODOS los resultados de las empresas. Seamos empresas triplemente rentables. Tenemos que romper paradigmas y reprogramar nuestro software, para encajar con la realidad y las necesidades que hoy vivimos y que viviremos. Tenemos que ser en la vida lo que queremos experimentar en ella. En verdad, ¿cómo queremos que sea el mundo para las nuevas generaciones? Al final del camino, amigas y amigos, no nos llevamos nada, que esto no se nos olvide.

One thought on “El árbol de la vida .

  1. Newton Campos

    Muy bueno articulo Alvaro, gracias por compartir con nosostros tus pensamientos sobre este momento cada vez más raro del mundo, donde las mentiras ya no se sostienen pero nos cuesta mucho a todos cambiar lo establecido. un abrazo, newton campos.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit