Entrevista al vicepresidente de IE Business School, Diego Alcazar, para America Economia

Con un marcado foco en innovación e internacionalización, la aceleradora y angel investor IE Rockets, perteneciente a IE Business School, lanza la convocatoria en busca de startups de todo el mundo con un claro énfasis en el desarrollo de tecnología para fines educativos.

El alcance global de esta convocatoria tiene un sentido estratégico para esta escuela, ya que se encuentra en su ADN, considerando que sus estudiantes provienen de más de 158 países.

Para Diego Alcazar Benjumea, vicepresidente de IE, el atractivo de este programa de aceleración es que la institución  se puede convertir en un socio para los emprendedores. “Queremos atraer a las startups que están en el mundo de la tecnología en la educación para que trabajen con nosotros en una prueba de conceptos y ayudarles a afinar esos productos. En función del aporte que les hagamos y del propio riesgo que asumamos, acelerar sus proyectos y ser socios”, dice Alcazar.

Para conocer en profundidad a IE Rockets conversamos con Alcazar, quien nos relata los principales detalles y objetivos, junto con analizar el actual escenario de innovación y emprendimiento que deben enfrentar las instituciones de educación.

-¿Cuál será el trabajo que se realizará con las startups seleccionadas?

Tenemos una propuesta de valor para las startups que es muy interesante. Por un lado, queremos hacer un piloto con las startups seleccionadas, que será al final y con una institución. En esa prueba de conceptos ellos tendrán exposición a alumnos, faculty y las credenciales de haber trabajado con nosotros, lo que les incrementará su reconocimiento de marca, que para una startups que está empezando es muy importante.

A esto se suma la exposición internacional y el ofrecimiento de un paquete de aceleración. Tendrán un espacio donde trabajar en el campus de Madrid, un soporte de gente con mucha experiencia y acceso a estudiantes y profesores.

-¿Cuáles son los requisitos para ingresar a IE Rockets?

Buscamos de alguna forma que las startups estén en una situación de mercado, con un producto que esté funcionando y con algo de tracción en el sector de la educación o en otros sectores industriales, pero que tenga aplicación en el mundo educacional. También es importante que quieran entrar y crecer rápidamente en el sector del High Education, que es donde nos encontramos, y que de alguna forma tengan la necesidad del soporte de una institución como la nuestra para desarrollar un producto.

Luego, es fundamental que tengan un foco tremendamente innovador y que estén en el mundo del Big Data; del aprendizaje colaborativo y personalizado vía tecnología; todo lo que tenga que ver con Learning Analytics, que está muy asociado con el Big Data; plataformas o herramientas tecnológicas de aprendizaje; aprendizaje de inmersión o realidad virtual; y cualquier otro tipo de tecnología que sea innovadora.

-Las startups que sean seleccionadas, ¿tendrán cubierta su estancia en Madrid?

Se habla de una estancia de tres o seis meses, pero no se trata de un proceso riguroso, sino de utilidad, por lo que pretendemos darles a las startups seleccionadas una estancia y espacio en nuestras dependencias en Madrid, de forma que podamos trabajar codo a codo con nuestros emprendedores. Pero habrá otros casos en que trabajaremos en remoto, porque hasta puede ser de más utilidad para éstas. Así se trabaja con la misma facilidad que si lo hiciéramos en persona.

-Esta es la primera convocatoria, ¿cómo ha sido este camino?

Es la primera convocatoria, pero hemos venido trabajando con startups, las que nos han ayudado en varios procesos de innovación, porque forma parte de nuestra cultura innovadora. Uno de estos proyectos ha sido el WOW Room, que es la clase virtual más avanzada del mundo. La desarrollamos junto con varias startups, las que nos ayudaron a ejecutar un diseño que habíamos realizado nosotros.

También lo hemos hecho en otras partes de IE, de forma más desestructurada. Lo que buscábamos con IE Rockets era estructurar lo que se nos da bien y que causa un impacto positivo no sólo en nosotros sino que también a las startups.

-¿Qué tan necesario y urgente es innovar en educación ejecutiva?

Es imperioso y es necesario innovar en la educación ejecutiva. Al final, estamos viendo procesos de disrupción en todas las industrias que nos rodean, ya lo hemos visto en los medios de comunicación, el transporte y los hoteles, y nosotros no somos la excepción. Somos conscientes de la necesidad de adaptarse a esa ola de disrupción y queremos liderarla, porque venimos haciéndolo desde los últimos 15 años.

Hace tiempo que decidimos apostar por la educación blended- mezcla de clases online con presenciales – y llevamos cuatro años seguidos siendo número uno del mundo en el Financial Times con nuestro programa MBA Blended, lo que es posible porque decidimos subirnos a esta ola de la transformación digital. Además, el IE lidera la disrupción digital con el proyecto que sacamos hace poco denominado WOW Room, una de las clases más avanzadas del mundo junto con la de Harvard.

IE Rockets es una iniciativa para incorporar esa innovación a los procesos de educación y seguir innovando en esta tendencia.

-¿Hacia donde apuntan todos estos cambios y esfuerzos de innovación y emprendimiento?

La semana pasada estuve en Utah en uno de los congresos más importante en tecnología en educación y están pasando muchísimas cosas. Hay empresas y startups que están avanzando mucho en incorporar la tecnología en la educación. Quizá en las universidades y escuelas de negocios más maduras en nuestro segmento se está viendo algo menos. Nosotros, que estamos muy comprometidos con la innovación, no podemos quedarnos atrás y tenemos que incorporar todas estas cosas a nuestro modelo de organización, enseñanza, admisiones, gestión de antiguos alumnos, contenidos académicos y otras cosas. Por eso apuntamos a esto.

-¿Esta también es una manera de responder ante la irrupción de las nuevas generaciones?

Totalmente, porque la generación Millennial, la Z y la que viene, son generaciones que han venido acortando muchísimo la brecha. El cambio es tan rápido y exponencial que casi no nos da tiempo. Lo que estamos buscando es dar respuesta a las necesidades de estas nuevas generaciones.

Los estudios recientes dicen que un Millennial tendrá alrededor de 10 trabajos durante su vida, por lo que para nosotros es importante todo lo que tenga que ver con la life of learning –el proceso de aprendizaje durante toda una vida – donde este tipo de profesional se pueda formar y cambiar su carrera, no como la educación tradicional, sino que con una formación continua.

Efectivamente, queremos dar respuesta al mundo que viene, que es de la disrupción, y a los profesionales nuevos que se incorporan.

-En esta búsqueda por innovar, ¿qué cargos se están creando dentro de las escuelas de negocios?

El proceso de innovación debe venir en la piel. En el IE es parte de nuestro ADN, hemos estado gran parte de nuestra historia reinventándonos. Amamos el cambio, nos hace sentir en una agitación cómoda. Por eso cada uno de nuestros equipos y líderes apuesta siempre por procesos de innovación dentro de la organización.

Hay cargos que con estos nuevos procesos han cobrado mayor relevancia. Por ejemplo, tenemos una persona con un puesto estratégico y tremendamente importante dentro de la organización que depende de los órganos más importantes ejecutivos. Se encarga de analizar datos y sacar conclusiones, y desarrollar algoritmos que nos permitan mejorar en los diferentes aspectos de la institución.

Tenemos también una persona de tremenda importancia, que es la Chief Innovation Officer, quien lidera todos los procesos de innovación y tecnología.

Hay varias posiciones que nosotros estamos cubriendo con gente que tiene una preparación adecuada.

-¿Cuáles son las principales trabas para desarrollar esta innovación?

En las organizaciones grandes puede haber cierta reticencia a adoptar ciertas tecnologías, por lo que la cultura es muy importante. Lo más relevante es fomentar la cultura de la innovación como uno de los valores más importantes.

-En esta necesidad por tener una cultura organizacional que abrace la innovación, ¿qué tan importante es tener un liderazgo propositivo y que esté en esta misma línea?

Es fundamental, ahora estamos viendo que las organizaciones son mucho más horizontales y los líderes al final son mucho más flexibles. Pero el liderazgo no es sólo el acompañamiento a los diferentes líderes de la organización, sino que es dejarles que inicien sus procesos de innovación. Esto permite que tengan iniciativa propia y que puedan fracasar. Dar mucho soporte y confianza.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit