La subida de tipos de interés llevada a cabo por Australia es una acción excepcional. Australia es uno de los pocos países industrializados que no cayó en recesión, espera un cierto crecimiento de su economía para este año y por lo tanto se encuentra iniciando un periodo de “normalización”, indica el profesor Garland. Este caso da pie para analizar cuál será el escenario de salida (de la crisis) que enfrentarán los distintos gobiernos después de una gran expansión de sus políticas fiscal y monetaria, a pesar de que se continúa en medio de un proceso de alta incertidumbre. Por lo tanto, afirma el experto, el camino correcto sería el que recomiendan actualmente los grandes organismos internacionales: implementar un ajuste fino y lento de las políticas fiscal y monetaria, de manera tal que no genere un efecto “W” al quitar con demasiada premura los impulsos expansivos que se implementaron recientemente.