Entrevista exclusiva a José Mario Álvarez de Novales, director general adjunto, IE Business School, España. Para America Economía on-line, enero de 2006.
Imagine un programa MBA con clases presenciales y virtuales y que puede ser cursado desde cualquier lugar del mundo, sin tener que abandonar el trabajo. ¿Demasiado ideal para ser cierto? El director general adjunto del IE Business School de España, José Mario Álvarez de Novales, asegura que es completamente viable y que la clave para implementarlo es “apoyarse en una red global de relaciones”.A fin de cuentas, “formar un profesional que sólo pueda trabajar en un país, aunque tenga un gran conocimiento, no tiene mucho sentido”, asegura el académico español. Precisamente este es el punto de partida del innovador Global Communities MBA, la nueva y no menos compleja apuesta del IE, que en la siguiente entrevista con Daniela Cid, de AméricaEconomía.com, el profesor Álvarez de Novales se encarga de explicar.
– ¿Cómo surge la idea de impartir un MBA para comunidades globales?
La idea del Global Communities MBA surge de la forma en que las personas están aprendiendo hoy. Mientras antes, en la época de nuestros padres, el aprendizaje estaba muy centrado en el conocimiento y una sola materia que pasaba un profesor, hoy las personas trabajan, se desarrollan y aprenden.Nuestros hijos, por ejemplo, tienen una cantidad enorme de elementos adicionales al conocimiento que encuentran sin mayor dificultad en internet. Por esta facilidad de acceso se han hecho cada vez más importantes habilidades como trabajar en red, mantener buenas relaciones interpersonales y tener una visión global.Hoy, por ejemplo, la gente joven se relaciona mucho a través de internet con personas que ni siquiera conoce. Esta circunstancia es similar a la forma en que hoy trabajan las empresas multinacionales, donde muchas veces se deben coordinar esfuerzos en equipo con ejecutivos que están en Japón, América Latina o Nueva Zelanda. Por lo tanto, esta necesidad exige desarrollar habilidades sociales que no son obvias para las personas que no han sido entrenadas en estos ámbitos.


– ¿En qué consiste la metodología de este nuevo programa?
Consiste en una serie de sesiones online que se complementan con videoconferencias en directo y encuentros presenciales que garantizan la misma calidad y excelencia característica de todos los programas académicos del Instituto de Empresa.Adicionalmente, el sistema provee a los ejecutivos de un entrenador personal o mentor que los apoye y les diga dónde están sus carencias para ayudarlos a mejorar.
-¿Los contenidos están más pensados para ejecutivos de Iberoamérica que de otras regiones?
El Global Communities MBA es verdaderamente global. Cuenta con participantes de la India, China, de Estados Unidos y de la Unión Europea. Hay grupos en inglés y grupos en español para definir un poco la orientación de las personas y sus preferencias. Básicamente, la estrategia ha consistido en crear un programa apoyado en una red global de relaciones porque estamos conscientes de que formar un profesional que sólo pueda trabajar en un país, aunque tenga un gran conocimiento, no tiene mucho sentido.
-¿Cómo operan las comunidades contempladas en el programa?
Me gustaría aclarar que no dependen del master, sino que están estructuradas alrededor de tres ejes: funciones, geografía y sectores productivos. Supongamos que un ejecutivo de Brasil (región), que desarrolla su trabajo en el área de Marketing (función) de una empresa aeronáutica, quiere hacer negocios con empresas chinas. Asistir a un programa como este le permitirá hacerse miembro de la comunidad geográfica de Brasil y de China del sector aeronáutico y de la comunidad funcional de Marketing. De la misma forma, podrá asistir a reuniones virtuales o presenciales con colegas chinos que le explicarán cómo se hacen los negocios en Oriente. Como se puede apreciar, aparte de los contenidos habituales de un master en negocios, lo que ofrece el Global Communities MBA es la posibilidad de apoyarse en la red desde el momento en que el alumno se integra al programa. Como podrá apreciarse, las comunidades están articuladas de tal manera que permiten a las personas aprender, mejorar su capacidad profesional y buscar oportunidades de negocio o de trabajo.
– ¿Se puede participar en más de una comunidad?
Sí. En principio hemos establecido 52 comunidades. Por lo tanto, si un participante tiene muchas inquietudes, puede pertenecer a más de una comunidad geográfica, sectorial o funcional. Los miembros de las comunidades geográficas tendrán la instancia de reunirse en lo que hemos llamado â??community integration daysâ? (días de integración comunitaria). Son jornadas de tres días que se realizarán en diferentes países del mundo. Los días de integración se realizarán en 18 ciudades de 16 países entre los que se incluyen Japón, India, China, Australia, Alemania, España, Chile, México, Brasil, entre otros. En ellos, las comunidades de negocios recibirán a gente de otros países no sólo para mostrar cómo se hacen negocios en las diferentes culturas, sino también para comenzar vínculos comerciales o aprovechar oportunidades de negocios en los lugares donde se realicen las jornadas.
– ¿Por qué razones recomendaría a un ejecutivo latinoamericano tomar un programa como este?
La primera ventaja es de agenda. La persona que toma este programa no tiene necesidad de dejar su trabajo. Tiene que hacer dos actividades presenciales como mínimo, pero puede llevar las actividades y la gestiones en línea. Si es muy activa, puede tomar hasta 23 actividades presenciales, lo que sería un caso excepcional. La segunda gran ventaja es la posibilidad es empezar a hacer negocios y establecer una red de relaciones sin esperar a acabar el master porque, tal como le he mencionado anteriormente, esta es una red que no se limita a los compañeros del master.
-¿Pero no resulta muy complicado para alguien que trabaja tomar un programa como este?
El programa es muy exigente. Es duro, como todos los programas del Instituto de Empresa. Sin embargo, la clave consiste en aprovechar cada espacio libre en la agenda. Ya sea a la hora de comer o al llegar a la noche a su casa o los fines de semana, en lugar de descansar, los ejecutivos que tomen el programa debieran aprovechar de conectarse con nuestro sistema y trabajar en los casos que les han sido designados. Quisiera aclarar, en todo caso, que el Global Communities MBA no es un programa de autoaprendizaje, sino una maestría en la que existe un compromiso con el profesor y con los compañeros de equipo con los que se está estudiando un caso o preparando una presentación. En cuanto a los viajes para participar de los encuentros con las comunidades, se puede procurar que estos coincidan con viajes de negocios y pueden realizarse tantos como la agenda y los recursos lo permitan. El mínimo permitido es de dos viajes.
-Dos de los objetivos de este programa son estimular el pensamiento creativo y el trabajo en equipo. ¿Cómo se logran estos propósitos?
Este master estimula el trabajo en equipo ampliado. Los equipos tradicionales de trabajo que se forman en los masters son de 6 o 7 personas. Pero hoy, las grandes compañías están cada vez más expandidas y eso hace necesario trabajar con más gente en más frentes. Además, es necesario cooperar con estos ejecutivos, tanto en persona como online. Entonces, el hecho de cooperar con más gente en proyectos más complejos y usando nuevas tecnologías es el sello que diferencia a esta maestría de los programas de negocios tradicionales. En cuanto al pensamiento creativo, el Global Communities MBA lo estimula porque la diversidad cultural entre sus participantes es muy grande, porque las tecnologías que se aplican son muy diferentes y porque los temas que se tratan son muy complejos. En estas condiciones, el desarrollo de la creatividad es un elemento clave porque, a diferencia de los ejecutivos de hace 50 años atrás, los hombres y mujeres de negocios hoy están obligados a ser creativos para poder competir.
-¿Cómo ve a los ejecutivos españoles y latinoamericanos en este aspecto? ¿Falta creatividad?
Al contrario. Somos muy creativos, pero nos falta rematar. El tener muchas ideas sin la capacidad de ponerlas en marcha es nuestra gran debilidad. Tenemos una imaginación bastante amplia, pero lo que frena las iniciativas es una parálisis analítica. En América Latina existe la obsesión de hacer demasiados cálculos y planes de negocio cuando se tiene una idea. Entonces, por hacer tanto cálculo previo muy detallado en medio de un entorno incierto, nunca se llega a nada y es una típica actitud de aquel tipo de persona que no se atreve a ser empresaria de su propia idea.El exceso de análisis es lo que marcó la forma de hacer negocios en la década del 70, pero hoy es diferente y en este MBA queremos inculcar a los participantes que es imposible hacer un plan que se mantenga vigente por más de dos meses. Por lo tanto, lo más importante no es planificar sino saber mantener el rumbo, aunque se esté en medio de una tormenta. Y para ello, indudablemente, se requiere de mucha imaginación.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit