ImgArticulo_T1_19556_200874_170511
Fuente: Revista Dinero
www.dinero.com
EMPRENDEDORES
Aficionados al chocolate
Tras la tendencia de la alimentación sana, un grupo de emprendedores se empeña por enseñar las propiedades de sus chocolates que además de tener novedosos sabores, se pueden combinar con un buen vino.
¿Cómo hacer exitoso un negocio en un sector donde, al parecer, todo estaba inventado? Esta era la pregunta que dos parejas de emprendedores se hicieron y, sin conocerse, empezaron a trabajar en forma paralela para darle vida a una chocolatería 100% colombiana.
Por un lado, Patricia Salgar y Juan Pablo Hernández; y por otro, Rocío Sánchez y Fernando Aparicio empezaron a construir el concepto. Aunque no se conocían, sí tenían cosas en común sobre las que basaron la planeación. Primero, Patricia y Fernando cursaron, en distintas épocas, la maestría en administración en el Instituto de Empresa en España. Y segundo, su experiencia en Europa les permitió una visión más amplia de la cultura y el desarrollo del negocio de chocolates.
En un encuentro de ex alumnos de este centro educativo español, las parejas se encontraron y tuvieron la posibilidad de ver las similitudes, diferencias y complementariedades de sus proyectos y decidieron aliarse, en 2005, para lograr un mayor éxito en la puesta en marcha del negocio que soñaban y hoy es una realidad con sus tiendas llamadas Xoco, puro chocolate.
Emprendieron varias tareas. Por una parte, segmentar el mercado hacia consumidores más exigentes que valoran el chocolate como un producto gourmet y sano para la alimentación. Allí estaba la otra parte de la estrategia. Tradicionalmente, el concepto del chocolate choca con una buena alimentación, dado que tiene altos contenidos de azúcares y grasas saturadas y bajo porcentaje de cacao. Entendiendo esto, estas parejas emprendedoras se pusieron el reto de cambiar este concepto, logrando una receta totalmente artesanal y natural para sus chocolates, que contienen hasta un 70% de cacao y se mezclan con los más exóticos sabores de las regiones del país.
Un nuevo concepto de negocio
Al principio, aunque el desafío era grande, tenían clara la idea y la forma de desarrollarla. En forma paralela, trabajaron dos conceptos: la producción y la imagen. Para la primera, contrataron un experto chef a quien le dieron la misión de lograr una receta para una gran diversidad de chocolates totalmente naturales y con una variedad de sabores casi inimaginable, que permitieran, a su vez, promover los sabores exóticos del país. Después de muchos ensayos y meses enteros de pruebas, definieron 24 sabores para ofrecerlos como bombones y trufas. Entre la gama se encuentran sabores como arazá, maracuyá, toronja, zapote, cardamomo, ahumado, pimienta y genjibre, entre otros. “Todos los chocolates que creamos fueron probados por un grupo de más de 30 personas de diferentes perfiles, donde cada uno se identificó con un sabor diferente”, comenta Salgar.
Y para la imagen de la empresa, Juan Pablo, publicista y uno de los socios, aportó algunos diseños y textos, pero la creación de la imagen estuvo a cargo de María Gaviria, una amiga cercana, quien desarrolló un portafolio de empaques y diseños de imagen llamativos para posicionar rápidamente a Xoco, como una moderna tienda de chocolates. Esta imagen los llevó, el año pasado, a obtener el premio Lápiz de Acero Azul, por identidad visual. El nombre surgió, entre otras razones, a raíz de que en el idioma azteca la X se pronuncia como una ch, y se lee choco.
“La gente es receptiva, lo que necesita es información”, asegura Salgar al referirse a la aceptación de los nuevos sabores tan poco convencionales que ofrecen. Y por esto en sus tiendas no solo cuentan con gran variedad de productos sino con personal capacitado para brindar a los clientes la información que necesitan acerca del producto. Así, la visita a las tiendas Xoco se vuelve una experiencia de aprendizaje
Influenciados desde el principio por la cultura europea, base de la creación del negocio, se motivaron a traer el concepto del maridaje entre el vino y los chocolates. La seguridad y persistencia de los emprendedores de Xoco por la perfecta combinación de los chocolates y el vino los llevó a convencer de la viabilidad de su idea a Andrés Rueda, gerente de afiliados de J. E. Rueda & Cía, empresa importadora de vinos. A partir de ahí, contactaron a un experto enólogo chileno para que estudiara los chocolates y las posibles combinaciones con los vinos, logrando definir la mejor mezcla entre los vinos que trae el importador y los chocolates de Xoco. Así es que en Xoco se promueven, en su tienda, la notas de cata creadas por este experto, donde, por ejemplo, aconseja mezclar un Caliterra Tribute cabernet sauvignon con chocolates rellenos de mora, clavos y canela, ganache, pimienta y ahumado. “Se logra un maridaje delicioso que ha sido un éxito”, asegura Rueda.
El éxito de su negocio se debe a que son chocolates gourmet, que tienen un estudio detrás, comenta Rueda, quien ha visto en su experiencia con los vinos que cada vez los colombianos tienden a buscar cosas nuevas y a valorar más la calidad de los productos gracias a la información que éstos brindan. Innovar ha sido el constante objetivo de Xoco desde que abrió su primera tienda a finales de 2006. Se han esforzado por crear nuevos sabores, como el de lavanda, y nuevos productos, como el chocolate en polvo que sirve para consumir como bebida o para cubiertas, fondue o salsas y viene en cuatro sabores. La creación de estos nuevos productos ha sido el resultado de conocer al cliente y estar siempre atentos a sus sugerencias.
Hoy, seis meses después de haber abierto su segunda tienda y tras un año y medio de operación de la primera, ratifican que su negocio va por muy buen camino, pues ya sobrepasaron el punto de equilibrio y cuentan con recursos para seguir invirtiendo en nuevos productos e imagen. Las expectativas de expansión del negocio son amplias: ya tienen clases para adultos y niños para formar expertos chocolateros o brindar una experiencia diferente; han venido abriendo el mercado institucional, donde personalizan los chocolates y empaques para las empresas; y ya han empezado a recibir propuestas para franquiciar su negocio, lo que les permitiría expandirse en el mercado local y en el internacional.
Para ganar economías de escala y asegurar la calidad de sus productos, los socios han contemplado la posibilidad de ir más atrás en la cadena y cultivar el cacao que necesitan para producir sus chocolates, un negocio que está adquiriendo sabor.
ImgArticulo_T2_19576_200874_170512

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

clear formSubmit